Segui, Fournier, etc. ¿Reproducían sellos o falsificaban.

Foro libre para hablar de filatelia. No se admite publicidad comercial.
Mensaje
Autor
Avatar de Usuario
bchavez
Mensajes: 177
Registrado: Vie 23-Nov-2007 21:52
Ubicación: MONTERREY, MEXICO
Contactar:

#26 Mensaje por bchavez » Jue 18-Jun-2009 16:05

Hola a todos!

Lo que comentas Jorge, se me hace muy interesante, ya que todo lo que es fraude, es fraude, es decir, si un facsímil esta marcado como tal y cualquiera puede verlo como tal y se utiliza para "tapar huecos" estoy de acuerdo, no hace daño, pero el problema es que existe gente muy fraudulenta y los quiere vender como originales a precios de oro, intentando que no se vea la diferencia entre el original y la copia y eso aquí y en china se llama "Fraude" y no estoy de acuerdo.

El fraude es un delito, y aquel que produce facsímiles, reproducciones o lo que sea, intentando hacerlo vender como original es un ratero, y no tiene otro nombre...

Solo piensen en que pasaría si uno de ustedes hacen un Facsímil, reproducción o algo así de un billete, de denominación muy alta, y lo tratan de utilizar, la pregunta es ¿Es fraude?, ¿Es delito?, pero que pasa si a esa reproducción le ponen una leyenda diciendo "sin valor" o "reproducción" o algo por el estilo?, exacto, deja de ser un fraude pues se expresa abiertamente que es....

Saludos a todos
Bruno Chávez
Saludos con marca de agua mexicana

Avatar de Usuario
fecabo
Mensajes: 99
Registrado: Jue 22-Abr-2004 08:50
Ubicación: Pineda de Mar
Contactar:

#27 Mensaje por fecabo » Vie 19-Jun-2009 19:49

Sigamos…

Comprobando que el tema está animado desde la perspectiva de las explicaciones (algunas francamente buenas), las elucubraciones y los escarceos con la metafísica, mejor por mí parte que no intervenga en algo tan entretenido e interesante.

Si lo haré en cambio para comentar sobre un personaje que se ha citado, aunque haya sido de forma superficial, me refiero a Sperati.

El amigo Juanjo (jjea) plantea una cuestión realmente interesante y de suma importancia.
A mi un tema que siempre me ha intrigado es el de Sperati. Aunque con el libro en mano y las marcas que distinguen sus copias ahora todo el mundo sabe identificarlos, ¿qué pasa con aquellas copias que ha realizado y no se han entregado ni catalogado?

Y puede que Sperati no haya sido el único...
Dependiendo de los conocimientos del coleccionista la cuestión que plantea es inquietante.

Que plantee precisamente él la duda y la pregunta es jugar con cierta ventaja por su parte, lo cual es natural teniendo en cuenta que es un coleccionista especializado en el tema de las falsificaciones. Los que saben realmente del tema tienen claro que Sperati no dejaba de ser un aprendiz y algo chapuza en la técnica que utilizaba, prueba de ello es que veinte años antes de que él naciera y cuarenta y cinco del inicio de sus actividades, ya se dio una falsificación postal casi perfecta, me refiero a esta:

Imagen
Falso Postal Tipo II

Dicha falsificación se obtuvo por el procedimiento “Foto-litográfico” el mismo que utilizaba Spetari. Cabe decir que dicha falsificación no fue detectada por las autoridades postales, en cambio si lo fue a nivel de coleccionismo años después, por la sencilla razón que era una copia rectificada de esta:

Imagen
Falso Postal Tipo I

En el caso este primer diseño los falsificadores se confundieron y diseñaron la terminación del ángulo superior derecho recto, cuando en el sello genuino no lo es. Sabiendo del primer diseño era cuestión de tiempo que se localizara el segundo.

En todo caso, eso si es una falsificación en toda regla, que se puede confundir perfectamente con los ejemplares legítimos mal impresos.

Si en los albores de la fotografía y las técnicas de reproducción fotomecánicas en las Artes Graficas, alguien fue capaz de conseguir dicha perfección ¿quien nos puede asegurar que no se pudo cambiar el modo operandi, pasando de falsificar con el riesgo que ello comporta, al de copiar especimenes para los coleccionistas, hecho que no persigue ni penaliza la ley?

Los que tengáis interés en saber más sobre el personaje podéis leer

AUTOBIOGRAFIA DE SPERATI

Continuaremos…

Saludos.

fecabo

Avatar de Usuario
fecabo
Mensajes: 99
Registrado: Jue 22-Abr-2004 08:50
Ubicación: Pineda de Mar
Contactar:

#28 Mensaje por fecabo » Dom 28-Jun-2009 21:10

Sigamos…

En mi última intervención la figura de Spetari no salía muy bien parada, no es para menos si nos atenemos a un análisis desapasionado del personaje y su trayectoria. De él se ha escrito mucho y vertido ríos de tinta, casi siempre encauzado todo ello en la dirección de mostrarnos a un personaje de leyenda, leyenda que no deja de ser un burdo montaje y una operación de marketing muy bien orquestada, con el único objetivo de conseguir sacarle el dinero a quien le sobra, o al coleccionista ignorante. La cuestión es muy sencilla ¿Qué hizo filatélicamente hablando de especial Spetari? Yo os lo diré, nada en absoluto, salvo que tuvo la habilidad de fraguar muy bien un chantaje, porque en realidad todo se basa en eso, en un chantaje, el que les hizo a los estamentos filatélicos y que pago la Asociación Filatélica Británica (BPA), chantaje que le reportó a Sperati el recibir diez millones de francos franceses y conseguir un retiro dorado, a cambio de que no siguiera realizando sus "obras artísticas"(copias). Sucedió lo de siempre en estos casos, el estafador y chantajista consigue su objetivo, el chantajeado cede al chantaje en este caso la Asociación Filatélica Británica, ya que de esta forma se ve libre de que le cuelen copias como originales, al tiempo que consigue todo el stock de dichas copias y el utillaje para fabricarlas, y al final el que paga todos los gastos de la fiesta es el coleccionista. Este indefenso ante la avalancha de elogios que recibe el estafador por sus ¡magnificas obras artísticas! cree realmente lo que se dice de ellas, que dichas copias son importantes piezas filatélicas, sin darse cuenta que le están engañando como a un bobo y que será él quien en última instancia acabará pagando todo lo que recibió Spetari.

A lo largo de mi intervención he calificado en numerosas ocasiones a Jean de Sperati de estafador y fue precisamente bajo esta acusación que lo condenó el tribunal parisino en 1948. Hay la creencia que lo fue por sus copias, por falsificar y que fue absuelto, pero no fue así en absoluto, se le condenó a un año de prisión, multa de 10.000 francos y una adicional de 300.000 por intenciones criminales de engañar (estafa), tácitamente reconoció ante el tribunal que su modo de actuar iba encauzado en esta dirección, aunque para ello se sirviera de terceros. Este episodio lo omite Sperati en su autobiografía, tuvo además la suerte de contar 64 años de edad, con lo cual se libró de ingresar en la cárcel.

En cuanto a sus copias no tienen nada de especial desde la perspectiva artística y de acabado gráfico, me explico: Mientras Fournier se sirvió del talento y el trabajo de maestros grabadores como por ejemplo Venturini de Turín, para confeccionar sus facsímiles. En el caso de Sperati utilizó la fotografía para conseguir la imagen con la cual confeccionaría sus copias por impresión litográfica. Cualquiera que tenga un mínimo de conocimientos en Artes Graficas sabe que el método utilizado por Sperati es el más simple y carente de cualquier habilidad artística, en la época en que lo practicó. Eso si, el sistema de reproducción fotomecánica es el más peligroso para quien observe superficialmente la imagen del sello, de ello se aprovechó para vender mejor su producto, la firma que identificaba sus copias está escrita a lápiz, borrando esta se puede hacer pasar fácilmente la copia por original, eso mismo es lo que se le retrajo en el juicio.

El entorno en que se movió Sperati fue el propicio para que desarrollara sus habilidades, no debemos olvidar que fue su hermano quien lo inició y que este se dedicaba profesionalmente al comercio filatélico, comerciante no exento de polémica, ya que desde la prensa se le llegó a acusar de falsificador y estuvo envuelto en juicios y pleitos.

La afición por la filatelia irrumpió con fuerza a finales del siglo XIX y principios de XX, fue entonces cuando se configuraron los principios básicos del comercio y del coleccionismo filatélico y uno de estos principios fue “Si hay demanda de algo que hay muy poco y es muy caro, no hay problema, se fabrica” Dicho principio sigue vigente a día de hoy.

Saludos.

fecabo

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 10 invitados