CARTAS CON JEROGLÍFICO

Foro libre para hablar de filatelia. No se admite publicidad comercial.
Responder
Mensaje
Autor
Avatar de Usuario
juanuco
Mensajes: 125
Registrado: Mié 5-Abr-2006 12:56

CARTAS CON JEROGLÍFICO

#1 Mensaje por juanuco » Lun 17-Sep-2007 13:58

Hola a tod@s:

Con gran sorpresa y agrado os presento un artículo de Julián Méndez, publicado en el diaro montañes periódico de Santander:

Os lo pongo entero, por ser a mi parecer muy entretenido. Y disculpad la calidad de las imágenes que al ser escaneadas del periódico, pierden un poco, pero aún así merece la pena.


Hubo un tiempo en que quienes escribían y los carteros eran auténticos cómplices

En estos tiempos de prisa y correos electrónicos, cuando usamos el móvil hasta para preguntar el número de plumas que ha perdido el canario en la última hora, las 111 cartas jeroglíficas que custodia el Museo Postal y Telegráfico, más que una rareza, supondrían una afrenta para un sistema siempre apresurado. Pero hubo una época, sin televisión y ciertamente más amable, cuando el ingenio era todavía un bien preciado. Entonces había personas que jugaban con la complicidad de los funcionarios postales o, simplemente, apelaban a sus buenos sentimientos para llevar a buen puerto tareas imposibles.

Imposibles, sí. De los 70 sobres mágicos que se exponen en el museo hay uno que llama poderosamente la atención y que lleva al visitante a imaginar mil historias. La carta, fechada en los años 40, presenta en su portada una fotografía en la que aparecen cuatro mujeres, un perrillo faldero y un muchacho en bicicleta a la puerta de una casa construída por debajo del nivel de la calle. Las mujeres posan para el fotógrafo ocasional, sonrientes, con sus delantales blancos y sus trapos en la mano, sorprendidas y felices ante un cazador de tipismo colonial o un ser extraviado entre bereberes. En el sobre, por toda indicación, se lee: «X Segnorita ???». Y debajo «Ceuta. Spanisch Marokko». El franqueo, una pieza azul de 25 pfennings del Deutfches Reich. La «segnorita» de marras aparece marcada con una equis en el mandil. Eso era todo.

Imagen
No sabemos cuánto tiempo pasó ni las horas que el probo cartero invirtió averiguando la identidad de la muchacha de la instantánea, preguntando a las comadres, casa por casa, pero el caso es que José Puerta, que así se llamaba el funcionario postal, dió con ella y anotó «Entregada y recogido el sobre a la destinataria». ¿Imaginan que hoy alguien tratara de repetir la historia? ¿Que un visitante casual cumpliera su palabra de enviar una copia de la fotografía que acaba de tomar y se encomendase a la buena voluntad de un servicio de mensajería o similar para hacerla llegar a buen puerto? Y uno piensa ¿respondería la 'segnorita ???' al desconocido alemán que usó semejante método para remitirle una carta? Y, de hacerlo, ¿en qué idioma le escribiría si no tenía cámara de fotos como es de suponer?

Bien. Posiblemente, éste sea el caso más extremo entre las docenas de cartas singulares que custodia Correos. Pero hay más. «Entre los años 30 y 60 hubo esta costumbre de escribir las direcciones en jeroglífico», explica Victoria Crespo, directora del Museo Postal y Telegráfico que se encuentra en Madrid. «Fue una práctica que prosperó sobre todo en Andalucía y Extremadura; en especial en los años 40 y 50. Era una manera simpática de ver si los carteros eran capaces de entregar esas piezas que ellos dibujaban. Todas circularon y todas se entregaron», presume Crespo.

Lo cierto, explica, es que Correos creó una especie de comité de sabios (carteros veteranos, expertos en discurrir acertijos y rumiar soluciones; se supone que seguidores o adoctrinados en la ciencia jeroglífica por Ocón de Oro y quién sabe si por el mismísimo Champollion) encargados de descifrar las aviesas direcciones cuando los carteros de a pie no daban con la solución.

Calígrafos de pulso firme

En Madrid puede verse un buen surtido. Las había de calígrafos de pulso firme y filigrana capaces de reproducir en miniatura un cuadro de Solana y de cincelar con plumilla la dirección de D. Mariano Benlliure, el afamado escultor valenciano, autor, entre otras muchas estatuas de la de Don Diego López de Haro en Bilbao. Otras reproducían dibujos de billetes, pesetas con la carabela de Colón viento en popa y otros motivos imperiales. El mismísimo pintor Manuel Vázquez Díaz se dirigió a sí mismo una carta desde Santander, en 1952. Se dibujó en hábito de pintor con paleta y pinceles en plena plaza de La Cibeles, inconfundible (o casi) con su bata y su boina. Para indicar de forma precisa su domicilio dibujó un número uno a modo de poste sobre el que apoyaba su mano derecha.

Otros, en plan castizo, la enviaban «P'a la Señá Trinidad. Calle de Canarias» y acompañaban las señas con el dibujo de un cartero con la cartera de cuero y un pulido dibujo de la Puerta de Alcalá. No se puede ser más categórico en lenguaje jeroglífico.

Pero si lo del fotógrafo alemán era de nota ¿qué me dicen de la dirección elaborada por las hermanas Mazo? Se trata de una sucesión de líneas y puntitos que se cruzan con un orden y concierto que sólo sus autoras conocían. Algunas de esas rayas muestran unos puntos más gruesos. La carta presenta dos sellos: uno de 50 céntimos, del séptimo centenario de la Universidad de Salamanca, y, otro, de 10 céntimos, de la Lucha Antituberculosa, marcado con la preceptiva Cruz de Malta. Las hermanas (no podían ser tan crueles) indicaban al responsable de Correos que la dirección podía ser descifrada con un pequeño truco: «Debe leerse a la altura de la vista y con un solo ojo», apuntan. (Inténtenlo, pero, la verdad, ni por esas). Las señoritas de Mazo, de Navatejera, en León, mantuvieron este tipo de correspondencia cuajada de trampantojos con una persona que usaba el mismo tipo de lenguaje en Soria.

El legionario melancólico

«Las cartas jeroglíficas constituyeron un caso extremo, pero también un reto para la inteligencia del cartero que, a sus habituales habilidades, debía añadir convertirse en descifrador», apuntan desde Correos. «La mayoría fueron realizadas por autores anónimos. Algunos se convirtieron en auténticos expertos, llegando a formar importantes colecciones», subrayan. Una de ellas, del burgalés Andrés Vadillo.

«También hubo cartas en las que la dirección del destinatario se hallaba expresada alfabéticamente, pero se acompañaba con ilustraciones alusivas, siguiendo el estilo de los cómics de la época», señala Victoria Crespo. En efecto, las hay que remedan los trazos en que Benejam inmortalizó a la familia Ulises en el TBO, otros con cierto parecido a los inventos del Profesor Franz de Copenhague salidos de la pluma de Sabatés y algunos más que apuntan las maneras con la plumilla y la tinta china de Escobar, padre de Carpanta, de Petra criada para todo y de la familia Zipi y Zape con don Pantuflo Zapatilla a la cabeza.
Imagen
Las hay escritas por militares de reemplazo que se dibujan a sí mismos con el chapiri legionario, la camisa abierta y un aire preocupado junto a un poste donde se indican los kilómetros (200) que le separan de su casa. El soldado (José de la Fuente Manso. Tercio del Gran Capitán, primero de la Legión. Primera bandera, primera compañía. Tauima. Melilla)

franqueó la carta con cuatro sellos (una fragua mora y alfareros bereberes) con la leyenda «Correos Marruecos. Protectorado Español».

Una de las más antiguas (lleva sello de la República) reproduce con exactitud la fachada de un edificio (una flecha señala la ventana donde habita Alfonso Vadillo) y el escudo de una ciudad con la leyenda «Caput Castelle Camara Regia Prima Voce et Fide». Se trata de Burgos. Y la carta llegó.

Junto a la complicidad que, por obligación, se establece entre quienes escribían las cartas y los encargados de entregarlas aflora también tras observar estos pequeños tesoros que los empleados de Correos defendían una especie de vergüenza torera, ese compromiso antiguo de entregar las cartas donde fuera y bajo cualquier circunstancia. Otros tiempos, sin duda.

Y aquí otros ejemplos:
Imagen
Imagen


Espero que este artículo sacado del pèriódico de mi ciudad os haya gustado.

Un saludo

Avatar de Usuario
juliop
Mensajes: 218
Registrado: Vie 6-Feb-2004 00:57

#2 Mensaje por juliop » Lun 17-Sep-2007 16:57

Conozco bien el Museo Postal y tengo que decirte que de todas las cartas que hasta la fecha he visto mi favorita es sin lugar a dudas la primera que se describe en este artticulo: la de la foto con el aspa.

Una carta sencillamente maravillosa, como maravillosa es toda la coleccion de cartas jeroglificas que tiene el Museo Postal, algo digno de verse sin duda alguna.

Un abrazo.
:cool: :cool: :cool: :cool: :cool:

Avatar de Usuario
briviesca1
Mensajes: 439
Registrado: Lun 5-Jul-2004 21:34
Ubicación: castilla y leon

#3 Mensaje por briviesca1 » Lun 17-Sep-2007 17:21

Hola:

Siempre había conocido la existencia de estas carta pero hasta la fecha nunca habia visto una. Una preciosidad. Tengo que visitar el Museo Sin Duda, pero voy muy poco con Madrid siempre en fin de semana y con muchas prisas.

Espero que todo el museo Postal cuando termine la privaticación ineludible del ente Correos pase a patrimonio del Estado.

Suerte.

Jose Ignacio.

cris
Mensajes: 180
Registrado: Mié 12-Ene-2005 15:54
Contactar:

#4 Mensaje por cris » Lun 17-Sep-2007 18:50

Hola: cuando fui al Museo Postal, una de las cosas que me llamaron más la atención, fue lo de las cartas jeroglificas. Había oido de su existencia, pero verlas fue impresionante.
Saludos
Cristina Martín San Roque.
http://elsalondecris.blogspot.com.es/

Avatar de Usuario
Joaquín Jesús
Mensajes: 467
Registrado: Vie 11-Feb-2005 20:53
Ubicación: Colonia Martia Romanorum (Marchena para los amigos)-Sevilla

#5 Mensaje por Joaquín Jesús » Lun 17-Sep-2007 22:32

Yo las vi en la Expo de Málaga; la mar de chulas :wink:

Avatar de Usuario
Antcres
Mensajes: 1075
Registrado: Mar 16-May-2006 18:27

Jeroglíficos postales

#6 Mensaje por Antcres » Lun 17-Sep-2007 23:33

Saludos.

Fue un placer leer el artículo en el Diario Montañés, ocupaba dos páginas completas.
La gentileza de Juanuco hace que llegue desde este foro a otras provincias. (ah y países, se me olvida que es un foro internacional).

Supongo que también haya gustado a quienes no son filatélicos.

Y una pregunta a quienes sienten inclinación por la historia postal ¿existieron cartas jerogíficas en otros países?.

Hasta pronto.
Ninguno de mis sellos es de alto valor o rareza filatélica; me gustan los clásicos de cualquier país y sus colonias, logicamente solo me puedo permitir los de valor ínfimo.

Avatar de Usuario
jorgesurcl
Mensajes: 4290
Registrado: Sab 7-Ene-2006 23:13
Ubicación: chile, antro de ladrones y sinverguenzas

#7 Mensaje por jorgesurcl » Mar 18-Sep-2007 03:00

Hola

Por lo menos acá en Chile nunca vi algo parecido.

Sí cartas con direcciones incompletas, incluso el nombre del destinatario y la ciudad (sin ningún otro dato más, pero en cartas del s.XIX).

Pero cartas así como en juego para pillar al cartero, nunca. Están muy entretenidas.

Saludos
SFChile
No sellos... No compro.

Pelayo
Mensajes: 64
Registrado: Dom 4-Mar-2007 17:59

#8 Mensaje por Pelayo » Mar 31-Mar-2009 23:16

Hola:

Refresco este hilo con un nuevo jeroglífico que no logro descifrar :?: :roll:

Imagen

A ver si algún colega lo consigue :roll:

Saludos
BUSCO CARTERIAS DE VALLADOLID

Avatar de Usuario
mariomirman
Mensajes: 261
Registrado: Lun 2-Feb-2004 00:41
Ubicación: sevilla
Contactar:

#9 Mensaje por mariomirman » Lun 20-Abr-2009 13:13

Me encannnntannnn...

Una de mi cole de mis favoritas...

Imagen

Abrazotesss

Mario
quosque tanderem abutere patientia nostra, correos intempesto (et alia)

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 38 invitados