LEPORELLO EN ROMA

Foro libre para hablar de filatelia. No se admite publicidad comercial.
Responder
Mensaje
Autor
Avatar de Usuario
leporello
Mensajes: 706
Registrado: Lun 9-Feb-2004 15:02
Ubicación: Barcelona
Contactar:

LEPORELLO EN ROMA

#1 Mensaje por leporello » Jue 6-Ene-2005 20:52

Apreciados foreros,

Ante todo, os transmito mis mejores deseos para el año que comienza y agradezco las menciones que se han hecho de mi nombre en mi ausencia, especialmente al teniente Arándano.

Os escribo recién llegado de la ciudad eterna y recién sentado ante el ordenador de mi despacho (penoso, sí), para transmitiros algunas impresiones recabadas a orillas del Tíber. Impresiones filatélicas, claro está, pues no os voy a dar el coñazo con mis encuentros familiares ni con mis visitas turísticas.

Como algunos ya sabéis, por las razones familiares precitadas, cada año por estas fechas voy a Roma a pasar unos días de asueto, de buen yantar y de contemplación de las maravillas a las que el genio humano llegó en otras épocas. Como quiera que la actual se me antoja un momento ínfimo, el tiempo pasado aparece ante mis ojos con tal lucimiento que me deja deslumbrado varios días. Como terapia, y ya que me he de enfrentar a la desazón que provoca mi ciudad en el humano sensible, paso a narraros algunos aventis filatélicos.

El viaje lo realicé en barco, ya que tengo la manía de no coger el avión salvo cuando es imprescindible, y en vacaciones no lo es. Lamentablemente, no existía servicio de correos a bordo, y si un mar de fondo notable, incluso grueso, que condujo a buena parte del pasaje y de la tripulación a mostrar públicamente sus preferencias gastronómicas por los pasillos de la nave, la cual, a su vez, para permitir que todos extrajéramos hasta el último resto de aperitivo, se demoró más de diez horas en su travesía sobre el horario previsto. Tan dantesco comienzo me permitió llegar renovado a la itálica capital, liberado de cualquier vestigio hispano, lo que en el fondo tal vez sea una ventaja.

El primer día de estancia, ya repuesta mi flora intestinal, me levanté presto con la intención de iniciar mi periplo filatélico. Como sabéis, Roma desquicia al coleccionista, pues una simple postal puede llevarse a franquear a tres servicios de correos diferentes: al de Italia, al de la Ciudad del Vaticano y al de la Soberana Orden de Malta. Mi periplo principió, naturalmente, por este último. Y no sólo por mi innegable fanatismo, sino porque a partir del primero de año los caballeros melitenses cambiaban de moneda, del escudo al euro, a causa del convenio postal que han suscrito con la república italiana; en consecuencia, si el fanático, en su locura, quería franquear correspondencia con los clásicos sellos en tarís, escudos y granos, tenía que apresurarse cual Cenicienta pendiente de las campanadas.

Llegar a la via Bocca di Leone, donde se encuentra la Posta Magistral, es tarea ardua desde Balduina, el barrio donde me hospedo. En realidad, llegar a cualquier lado en Roma es complicadísimo, pues han logrado crear un sistema de transporte público que parece diseñado por el colegio de psiquiatras, tal es su desquiciamiento. Y pensaréis: bueno, en un mañana bien tendrá tiempo de acercarse, por mal que funcione el transporte. Pues no, porque el correo maltés tiene un horario inversemblante, con hora de cierre a las 12 y media de la mañana. Ello no obstante, logré coger un tren al centro tras una espera relativamente breve (media hora: dos trenes suprimidos y el que llegó, lo hizo con veinte minutos de retraso), y de ahí con el metro a la plaza de España, de cuya famosa escalinata hice caso omiso, obcecado como iba. Como un bateador de béisbol, llegué a la base justo antes de que el contrario cogiera al vuelo la pelota y pude anotar el tanto.

El palacio de la Orden es un modesto chabolo renacentista que ocupa casi una manzana entera en el barrio más lujoso del centro de Roma, en plena vía Condotti. En un lateral se encuentra la estafeta de correos, donde se vivía una frenética actividad preparando la entrada en vigor del Convenio dos días después. Una vez dentro de la oficina, me aferré como un cangrejo a su presa, pues conozco el rigor mosaico con que sus empleados aplican la hora de cierre, y así me proveí de gran cantidad de efectos y pude hacer mis últimos envíos en la añeja moneda duodecimal. En este caso a la Argentina, pues España, ocupada como está en no desmembrarse en exceso, no tiene tiempo de suscribir el convenio postal que todos ardientemente esperamos. La estafeta es un lugar salido de una novela decimonónica, íntegramente amueblada con maderas nobles y con funcionarias de oficina postal soviética de los años cuarenta. Tan extraordinaria combinación está presidida por un retrato del Gran Maestre en traje de gala. La frenética actividad a que hacía referencia tenía por objeto instalar un nuevo cartel indicativo de la existencia de la Posta en el portalón de entrada y en colocar sendos folios con las leyendas "Prioritario" y "Ordinario" en los buzones que hay en la entrada. El manejo del rollo de celofán ocupaba a las tres funcionarias, ya que al parecer en la Orden de Malta para que uno trabaje dos han de supervisar la tarea. En honor a la verdad, como a esa intempestiva hora era el único cliente, me atendieron (finalmente) con diligencia, y en breves momentos me soplaron el dinero que tenía previsto y algo más.

Días después logré hacer otro hueco en mi agenda festivo-doméstica-monumental y me acerqué al Vaticano. No con la intención de visitar sus museos, pues para ello hay que levantarse a las cinco de la mañana y hacer cola acompañado de barrios enteros de Toquio que se desplazan hasta allí con tan insano propósito. No con la intención de entrar en la basílica, pues los ignominiosos controles, morales y de seguridad que los cancerberos pontificales han establecido, obligan a sobrellevar una cola de tiempos del racionamiento. No. Me fui derechito a una de las dos oficinas postales a las que el común de los mortales puede acceder en la misma plaza de San Pedro (la tercera, en via de la Tipografía, queda dentro de las murallas leoninas y sólo los provistos de pasaporte vaticano o pase especial pueden acceder a la misma) y allí pude contemplar un auténtico cafarnaúm multirracial y plurirreligioso que luchaba por obtener las preciadas estampillas y enviar sus piadosos recuerdos a los allegados repartidos por el globo. En este caso, tras una lucha fraternal con unos monjes camaldulenses e imponiéndome a la impaciencia de una hermana trinitaria de alguna isla del pacífico sur, pude adquirir franqueo suficiente como para enviar a todos los participantes en el intercambio navideño mi felicitación. A la salida, completamente intoxicado por la sobredosis de goma arábiga, traté de obtener algunos sellos de valor variable en las máquinas correspondientes; debido a mi trastornada percepción de la realidad, la máquina tragó monedas con ansia sacristana y no escupió más que un único efecto de un valor imposible, así que, mareado y con la lengua reseca, me fui a un bar a que me timaran como corresponde por un agua mineral.

Pasado fin de año, y al llegar el primer día laborable, volví a repetir la operación en la Orden de Malta, al objeto de enviar algunas cartas a Italia acogiéndome al nuevo Convenio y de comprar los sellos aparecidos en euros. Cuando llegué a via Bocca di Leone y me vieron las funcionarias me acogieron con globos y confetti, pues según creí entender el gasto que llevaba realizado en su turbia covachuela cubría sobradamente el presupuesto de la Orden para los próximos seis meses. De tal modo que volví a retratarme bajo la severa mirada de Fra' Andrew Bertie (el Gran Maestre, GM para los amigos como yo) y contento y arruinado me puse a deambular un rato por el centro de Roma. Caminando por vía del Corso me encaminé hacia la villa Borghese con la intención de contemplar una vez más la hermosa piazza del Popolo (cerrada al tráfico y, por ende, apta para el deleite humano), mas di con un cartel enorme que invitaba al ciudadano a dejarse caer por la recién reformada oficina central de correos de la Posta Italiana, en piazza San Silvestro. En Roma lo saben bien: la carne es débil; dejé para mejor ocasión la contemplación del equilibrio renacentista y del soberbio obelisco egipcio que lo preside, y me desvié por via dei Frattini hasta llegar a este nuevo lupanar filatélico. Para desgracia mía, la reforma incluía un nuevo local exclusivamente dedicado a la venta de sellos para enfermos y como quiera que tras rebuscar en mis exánimes bolsillos aún encontré algún euro, entré en el templo del mal. El lugar es acogedor (butacas, vitrinas expositoras sin hongos ni telarañas, folletos no sonrojantes, empleados con un conocimiento aceptable de su mercancia, sin caspa excesiva sobre los hombros) y consumí una vez más, apenas un par de recuerdos. Ahí me abordó otro coleccionista. Al principio creí que era un obseso, pero resultó que había visto mi sobre de la Soberana Orden y me inquirió acerca del mismo. Le expliqué lo del Convenio y se puso a berrear que tal cosa era imposible. El berrido atrajo hacia donde nos hallábamos a otros orates que se encontraban en el lugar, y cuando acredité documentalmente que se había firmado el convenio entre ambas naciones soberanas, mediante exhibición del sello conmemorativo y del folleto adjunto, se produjo un revuelo al que siguió una estampida hacia la estafeta soberano-militar de todos los presentes que, ignaros, no sabían que la posta melitense había ya cerrado sus puertas. Ello me permitió ser acogido con gran simpatía por los empleados del correo italiano, ya que los filatélicos son unos pelmazos de los que uno no sabe nunca como librarse.

Con todos estos trofeos, y ya de vuelta en la ciudad condal, he querido compartir con vosotros estos instantes de filatélica emoción. Si el tiempo no lo impide, en breve os colgaré algunas de las piezas obtenidas en la caza. Entre tanto, saludos a todos,


Leporello
Checoslovaquia. SMOM. TEGG. Series básicas, deffinitives, dauerserien, courantes.
http://cronicasdelamediania.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Blueberry
Mensajes: 493
Registrado: Mar 17-Feb-2004 22:10
Ubicación: Sevilla
Contactar:

#2 Mensaje por Blueberry » Jue 6-Ene-2005 21:11

Estimado General Leporello:

Esperamos con ansia ver los frutos de sus rapiñas por las orillas del Tiber, y que las muestras con las nos obsequie y deleite nuestra visión estén a la altura de las emocionantes aventuras que nos habeis narrado
krazy cat 16 enero de 1936
Imagen

Avatar de Usuario
Hades
Mensajes: 1689
Registrado: Vie 30-Ene-2004 21:20
Ubicación: Barcelona

#3 Mensaje por Hades » Jue 6-Ene-2005 21:55

Pues yo no sé qué espero con más ansia, si las imágenes o tus próximas vacaciones... ¡Qué gusto de relatos! :lol: Gracias por dedicárnoslos.

Avatar de Usuario
Carlos Juan
Admin. Mercadillo
Mensajes: 2707
Registrado: Lun 9-Feb-2004 20:29
Ubicación: Santander (España)

#4 Mensaje por Carlos Juan » Jue 6-Ene-2005 22:52

Que harta de reir, decididamente habra que nombrar a Leporello cronista oficial de Filaposta o juglar mayor o algo asi, porque estos magnificos relatos que harian que la literatura de viajes le guste a cualquiera, van a quedar aqui para la posteridad, quien nos dice que un dia nuestros nietos no abren el foro y piensan voy a ver alguna batallita de los abueletes, y luego vuelven a los temas de su epoca y meditan, caray, eran buenos los jodios...

Saludos visionarios.

Avatar de Usuario
rikitiki
Mensajes: 649
Registrado: Mar 3-Feb-2004 14:39
Ubicación: Palma Mallorca

#5 Mensaje por rikitiki » Jue 6-Ene-2005 23:09

Sí, sí, queridos amigos, yo me quedo con los relatos para deleite en estos días de reposo... excelente cronica!! :wink: :wink:

Celebro este regreso! :P
UN SALUDO A TODOS.

Alfonso Alaiz.
Colecciono 4 cuartos Isabel de 1860.

Avatar de Usuario
menphis1
Mensajes: 264
Registrado: Lun 26-Jul-2004 19:39
Ubicación: Islas Canarias
Contactar:

#6 Mensaje por menphis1 » Vie 7-Ene-2005 11:42

Genial :shock:
parecía estar leyendo el imago mundi jajajjaja
que buen momento he pasado con tus periplos
Cronista Oficial te debrían de nombrar
:wink:
Encontraremos un camino.......y si no lo crearemos

Avatar de Usuario
Rokuem
Mensajes: 164
Registrado: Mar 20-Jul-2004 17:44
Ubicación: Montilla (Córdoba)

#7 Mensaje por Rokuem » Vie 7-Ene-2005 23:47

leporello sencillamente GENIAL

Avatar de Usuario
leporello
Mensajes: 706
Registrado: Lun 9-Feb-2004 15:02
Ubicación: Barcelona
Contactar:

#8 Mensaje por leporello » Jue 20-Ene-2005 22:45

Bueno, van llegando algunos ejemplares. A continuación, un sobre prioritario de la Soberana Orden de Malta, expedido el día 3 desde la estafeta de via Bocca di Leone a la misma ciudad de Roma. Matasellos de primer día. Y, además, primer día en que era posible enviar efectos postales desde las estafetas melitenses a la República Italiana.

Imagen[/img]


Veamos el detalle:

Imagen


El sello representa el blasón del Gran Maestre Michelle Font (el brocal de un pozo) y forma parte de la serie básica emitida con ocasión de la conversión de los Soberanos y Militares al Euro.

Imagen ImagenImagenImagen

Saludos,

Leporello
Checoslovaquia. SMOM. TEGG. Series básicas, deffinitives, dauerserien, courantes.
http://cronicasdelamediania.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Guillerm
Mensajes: 174
Registrado: Jue 12-Ago-2004 01:40
Ubicación: Madrid-León

#9 Mensaje por Guillerm » Vie 21-Ene-2005 17:32

Leporello: GENIAL!.
¿Me puedes mandar información sobre el último sello (el de o'62)? Es que el blasón es casi idéntico al de mi apellido (de origen franco italiano) y quién sabe si no vaya yo a a veriguar algo interesnate sobre mis ancestros... En el sello aparece "Ponto LAurenzin", aunque no he encontrado luego nada buscando en el google.
Muchas gracias de antemano:
Guillermo.

Avatar de Usuario
leporello
Mensajes: 706
Registrado: Lun 9-Feb-2004 15:02
Ubicación: Barcelona
Contactar:

#10 Mensaje por leporello » Dom 23-Ene-2005 00:48

Hola Guillermo,

Lo único que puedo decirte es que no se trata de un Gran Maestre, como erróneamente dije, sino de un Gran Prior.

El apellido es Ponto Laurenzin, lo que me hace pensar en el norte de Italia por razones fonológicas, y en consecuencia yo buscaría también por Laurentin. El escudo representa claramente un puente. Por ahora no sé más, aunque indagaré.

Saludos,

Leporello
Checoslovaquia. SMOM. TEGG. Series básicas, deffinitives, dauerserien, courantes.
http://cronicasdelamediania.blogspot.com/

Avatar de Usuario
leporello
Mensajes: 706
Registrado: Lun 9-Feb-2004 15:02
Ubicación: Barcelona
Contactar:

#11 Mensaje por leporello » Jue 3-Feb-2005 22:42

Hola amigos,

Hoy gracias a Danigus me ha llegado la antítesis de la carta anterior: es decir, una enviada desde la Orden de Malta a Argentina el último día en que eran válidos los sellos franqueados en escudos, tarís y gran: el 31 de diciembre de 2004. Tal vez fuera, teniendo en cuenta lo apurado de la hora a que llegué, el último envío realizado con esa peculiar divisa.

Imagen

Detalle del primer sello (50º aniversario de la asociación norteamericana de la Orden de Malta):
Imagen

Detalle del segundo sello (de la serie trajes típicos de antiguas regiones tuteladas por la Orden, en este caso los Abruzos en Italia):
Imagen

Detalle del matasellos:
Imagen

Con la Orden, pues, también se puede cruzar el charco.

Saludos,

Miguel
Checoslovaquia. SMOM. TEGG. Series básicas, deffinitives, dauerserien, courantes.
http://cronicasdelamediania.blogspot.com/

Avatar de Usuario
leporello
Mensajes: 706
Registrado: Lun 9-Feb-2004 15:02
Ubicación: Barcelona
Contactar:

#12 Mensaje por leporello » Sab 26-Feb-2005 03:17

Con el mismo franqueo, pero enviada desde la estafeta de la Soberana Orden a España, vía Viena. Enviada también el último día de validez de los sellos en moneda duodecimal (31/XII/2004). Acaso, la primera carta enviada con el correo melitense de Roma a España.

Imagen

Imagen

Saludos,

Leporello
Checoslovaquia. SMOM. TEGG. Series básicas, deffinitives, dauerserien, courantes.
http://cronicasdelamediania.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Jose Luis Ortiz
Mensajes: 732
Registrado: Vie 11-Feb-2005 21:34

Re: LEPORELLO EN ROMA

#13 Mensaje por Jose Luis Ortiz » Sab 26-Feb-2005 15:23

Apreciado Loporello: Me ha encantado su historia, que le agradezco. Espero nuevas ediciones .

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 6 invitados